14.5.08

BALANCIN


Se divide entre su corazón y su cabeza, cada órgano tirando de él en una dirección, y yo observo la balanza bajar y subir con mi corazón acurrucado en un platillo, y procuro no inclinar el fiel porque recuerdo cuánto duele el balanceo, y porque no es mi peso el decisivo, pero no puedo apartar la mirada cuando veo fascinada las subidas y bajadas que me arrastran con su inercia.

Estoy agotada y mareada

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Normal...

:)


(Poli)

María dijo...

Al principio, esas subidas y bajadas te hacen sentir viva, las necesitas y crees q forman parte del juego. Pero al final, al tiempo, si la cosa sigue igual, una se cansa y acabas mareada de verdad, y dolida, y triste, y melancólica...y teniendo que tomar una decisión que probablemente no te guste...ánimo y disfrútalo...

¿se nota que sufro desamor? jejeje

luna dijo...

Sí te sientes agotada pero al fin y al cabo viva, y tienes alas en los pies...y si eres tu quién toma la decisión, sea cual sea, pues vale, pero si la toman para tí, entonces es cuando te quedas cómo una piltrafilla, asi que disfruta el momento y mira siempre para el lunes.

Y no te agobies por las vacaciones escolares, ya llegará el momento de pasarlas, porque si no, te amargas antes que lleguen.