13.4.08

FUEGO

Le despertó un olor agrio a goma quemada; abrió la ventana, Madrid ardía por completo.
Alarmado por el extraño silencio y las franjas multicolores del cielo tan solo necesitó una ojeada al calendario para comprobar la fecha, 11 del 11 del 2011, el número maldito, la fecha anunciada, y entonces lo comprendió todo.
Con un rápido cálculo decidió que prefería estrellarse saltando desde la ventana a ser alcanzado por las llamas que ya podía sentir subiendo vorazmente por la fachada
Mientras caía flotando hacia el lejano suelo iba repasando la corta película de su vida, desde la imagen de su madre rezando el jesusito hasta la tarde anterior de juerga con los amigos, de repente y en un flash vió el dibujito impreso en la pasti que había tomado con los colegas, eran unas llamas sobre un cielo multicolor.
Y entonces si que lo comprendió todo.

5 comentarios:

putobiologo dijo...

jeje...

está muy bien...

eso sí, el piñazo no se lo quita nadie :)

luna dijo...

Ya he aprendido, cuando me suena raro, miro la etiqueta.

No de la pasti, ¡¡¡eh!!! la etiqueta de tu categoria de relato

Besos.

Anónimo dijo...

Bueniiisimo!!!!!!

blas dijo...

Prima hay que tener cuidado con lo que se toma, o se corre el riesgo de que la ensoñación sea demasiado profunda...

Mejor un cubatilla que a lo máximo aconseja acercarse al baño, mas que a la ventan.

Blackberry dijo...

Yo ya no necesito ni mirar la etiqueta... del post :)
(Jeje, es que me ha hecho mucha gracia el comentario de Luna!)