10.7.08

AY! AY! AY!

hay cosas que dan miedo, mucho miedo, terror y luego está el dentista

-ay

yo entro en crisis de pánico, es un acto reflejo de la primera vez que fuí, con ocho o nueve años y me empastaron cuatro muelas
sin anestesia

-ay ay ay

así que ahora me cepillo los dientes compulsivamente y confío en mi buena estrella para no tener que pasarme mucho por ahí
pero la buena suerte al final se acaba
y se ha acabado.
en un alarde de valentía llamé a mi dentista de confianza,

-¿solo para revisión?

-pues..... ojalá..... pero un latigazo que me da una muela cada vez que mastico me temo que va a ser algo más que revisión....... ya no me duele, no, pero igual tiene algo que ver con que ya no mastico por ese lado.

- bueno..... pues te vienes tal día a las 12

vale, genial, un indulto de un par de semanas :)

pero tarde o temprano el día llega, y ha llegado, intento no pensar demasiado en el asunto y me presento ahí.
me saludan con sonrisas profiden, normal, me conocen desde hace veinte años, a mi y a toda la familia. intento no pensar en nada. visualizo la playa, al sibarita besándome....
me pasan a la sala de espera con otros cuatro condenados, sigo concentrada en no pensar....
en seguida, demasiado pronto, me pasan al potro de tortura... digo, a la silla del dentista, me mira la enfermera, me pone el ridículo e imprescindible babero....... sigo sin pensar en nada hasta que llega mi gran amigo, el dentista.

malo. eso es que no es una simple revisión, algo ha visto la enfermera porque si no hay nada se limita a hacerme una limpieza y al dentista ni lo oigo.
el dentista empieza a meter cosas en mi boca y me avisa de que eso me va a molestar

concéntrate Prima, la playa.... las olas.... el chiringuito..... el Sibarita besándote.... el Sibarita metiéndote la mano por debajo de.....

-AU!! ¿molestar??? pedazo de c*abr*n

vale, una muela rota, hay que arrancar el empaste viejo con mucho cuidadito e intentar arreglar la rotura para salvar la muela, no me garantiza que funcione pero tengo al dentista más conservador de la ciudad, como ya lo conozco me ahorro el humillante trámite de suplicarle anestesia y que me saque la muela, se que no sirve de nada.
por supuesto, me mete el torno sin anestesia para que le avise cuando "molesta"

-Ay!!! Ay!!!! Ay!!!! J0d*e*rrrr, que molestas c*oñ*io!!!! menos mal que con la boca llena de trastos no me entiende.

bueno, media hora de tortura, soy un poco más pobre y me temo que tampoco conseguiré masticar por ese lado en un buen montón de tiempo, eso si consigo volver a masticar alguna vez que me ha limado las muelas de arriba y abajo para que no hagan presión y fuercen la fisura.

y digo yo.... unas muelas que no pueden hacer presión, ¿para que sirven?

Creo que mejor dejo de comer y así soluciono lo de las muelas, lo de la cartera y lo de la molla.

6 comentarios:

blas dijo...

Ja, ja, ja, que oportuna, ayer estuve yo también, ya te recomdaré el mio que pone anestesia y pre-anestesia antes de pincharte.

Oye y ya puestos echale unos guiños e igual en vez de matar tres pájaros de un tiro, matas cuatro.

Venga no seas miedica que el fin de semana ya estás devorando como una leona africana con tu nuevo empaste.

Cuca dijo...

Sin anestesia?! Pero yo creía que eso formaba parte del pasado, si hasta los sacamuelas medievales emborrachaban antes a sus clientes!! Que valiente eres... (aunque no te lo creas).

Por cierto, a que tu también crees que Náufrago es una peli de terror (cuando Tom Hanks se saca la muela mala a pedradas. Glups!).

PRIMAVERITIS dijo...

AAAJJJJJ!!!! mala! mas que mala!!! eso no se recuerda!!!

Pimkie dijo...

Uf, qué mal rollo! A mí se me ha roto una muela empastada durante la luna de miel, y me temo que voy a tener que pasar por la misma tortura. Lo de no comer suena bien, el problema al menos para mí es que incluso cuando hablo la muela rota me está haciendo una llaga en la boca, y si eso de no comer lo llevo mal, lo de no hablar ni te cuento...

PRIMAVERITIS dijo...

pimkie: la de la foto eres tu??? que mooonaaaaaa
PD: ve corriendo al dentista que lo de las piezas rotas puede acabar siendo una ptada

luna dijo...

Yo también pensaba que ya no quedaban dentistas de esos que trabajn sin anestesia, pero juro que quedan.

Y al final puedo asegurar que no son tan malos, al menos sales de la consulta con la boca despierta, y sin babear, que no es poco.