5.10.08

ADICCIONES

Me despierto encantada, he soñado que un médico guapo con la bata rota y que se llama Luis ligaba conmigo en un restaurante
el niño sigue durmiendo con lo que me puedo permitir el lujo de una ducha tranquila y un desayuno relajado mientras leo los periódicos y las novedades de la blogosfera, la felicidad roza la perfección
mientras sale el café el ordenador se va encendiendo y por costumbre miro primero el correo
y no hay nada.
entonces recuerdo que ya hace dos semanas que no nos escribimos, que acordamos entre lágrimas que era la única forma de desengancharnos y que no volveríamos a dedicar las tres primeras horas del fin de semana a chatear y reírnos en el cyberespacio.
y mientras miro fijamente el desolado buzón de entrada noto como se evapora toda esa felicidad matutina y una honda pena negra se me agarra a las entrañas.

15 comentarios:

Laura dijo...

Así no se puede estar. ¿No te das cuenta de que lo único malo en tu fin de semana es él? Mientras tu sufres él sigue con su vida, piensa si te compensa tanta autocompasión

Ana dijo...

El, estará como tú, sigue con su vida pero está, como tú... El martes hará 1 mes que yo no chateo con el y aunque nos llamamos todos los días no es lo mismo, por que en un correo le puedes contar mil y una cosa, en una conversación de 1 minuto y 20 segundos sólo da tiempo para un hola, ¿como llevas la mañana? y hasta mañana a la misma hora, si su trabajo y la "ocupa" se lo permiten
Y ahora ponte las pilas, coje a gajito, ponte guapa y de vermut que es un día para eso.

Aprendiendo... dijo...

Ya sé que la tristeza es relativa pero... hay cosas peores, de verdad. Mucho peores. Y relativizar a veces ayuda a superar ciertas tristezas... A mi me fue bien.
Besos

María dijo...

No te preocupes, sólo tienes q tener fuerza, mucha. Sólo digo, que risa me doy, parece fácil y todo, pero yo sé que no lo es...el tiempo te curará. Pero tómate todo el que necesites, porque lo vas a necesitar. Un abrazo.

Pimkie dijo...

En cualquier desintoxicación, los primeros días son los más duros. Con el tiempo, ya sabes...

adela dijo...

No nos damos cuenta y el mail engancha muchísimo pero la fórmula para la desintoxicación pasa por cortar la escritura a raja tabla. Es muy duro y muchas veces tentador, sobretodo al principio, procura centrarte en tus proyectos, trabajo o tu hijo y no pensar... Animo!! te comprendo.

Иú®iĂ dijo...

se como te sientes..me pasa mas o menos lo mismo al mirar mi buzón de entrada y no ver ningún mail suyo, miro el móvil y no hay ningún mensaje... Mientras sufres él sigue con su vida, pero es dificil no estar algo "enganchada" cuando estas acostumbrada a eso...verdad? a chatear y reír, a tener mails suyos... poco a poco te irás acostumbrando..ÁNIMO!

luna dijo...

Yo, recuerda, llevo media vida esperando que llegue un mail suyo que tenga un poco de sentido...cuando no tenía miedo se limitaba a escribir chorradas y cuando yo le pedía cosas más profundas se negaba para que no quedase constancia de lo escrito...y se cómo te sientes. ¿Y si no existiera Internet?, a mi me habría ido mucho mejor, pero ahora ya no hay vuelta atrás.

Ánimo.

Cuestión de muuuuuucho tiempo, o de que se cruce en tu camino la persona adecuada.

Un besico

Van Hessa dijo...

El tiempo todo lo cura. Y antes de que te des ni cuenta, ya lo verás.

manu dijo...

primera vez en tu blog....permiso..permiso.


antes que nada, me gustó como narraste el escrito, es muy fluido y se lo lee con facilidad. lo cual es agradable.


segundo, como dijeron más arriba, al principio la cuestión cuesta, el tiempo cicatriza, todo lo cura.


besitos.

que tengas un buen lunes.

blas dijo...

Cuida con los sueños que algunos son premonitorios, por cierto me intriga eso de la bata rota...

marijó dijo...

luis? suerte q el de Amanda no es médico sino le estarías quitando el amante, :-)
lindo sueño

Anónimo dijo...

El tiempo solo cura lo que ya no importa.

luna dijo...

Pues va a ser cierto que el tiempo sólo cura lo que ya no importa, eso a mi no me lo habían enseñado, quizas porque no les interesaba que lo aprendiese.

Ya me parecía a mi... que el tiempo no me curaba lo que me causaba dolor. Y yo esperando, porque no sabía cuanto tiempo. Ahora ya estoy mejor, el tiempo no me curará nada, al menos ya lo sé..

Por cierto... a mi también me intriga eso de la bata rota...

¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿

Blackberry dijo...

Los mails pueden enganchar muchíiiisimo. Y su ausencia cuando lo estás esperando es lo peor... pero al menos empezaste bien el día!

Felicítate por eso, seguro que al principio nada más abrir un ojo ya estabas hundida.
Hay que contar con esos momentos chungos...