17.1.09

JERARQUIA DE DECISIONES

A veces ojeando blogs ajenos te encuentras solucionando grandes preguntas vitales que ni siquiera sabías que tenías,
me pasó el otro día aquí
el artículo trata sobre la jerarquía en las decisiones en pareja, todos sabemos que lo normal, pasada la época de las mariposas y la sonrisa boba, es que cada uno quiera una cosa, y procuramos solucionar los conflictos como buenamente podemos, en no pocas ocasiones con una especie de juego destructivo de "a ver quién es más fuerte"
pero por fin he encontrado una forma racional de tomar decisiones,
el asunto se basa en asignarle una categoría a los deseos

A. los deseos A son los de cosas que uno quiere hacer y que no afectan para nada a la pareja, tipo masturbarte, tomarte un café en horario de trabajo, ver a tus amigos cuando la otra persona no está o decidir que periódico lees. en principio, de estas cosas, tu pareja ni se entera ni falta que le hace, es tu jardín privado.

B. la segunda categoría es la de las cosas que quieres hacer pero que van a afectar a tu pareja, veamos..... salir un fin de semana a solas con tus amigos, visitar a tu familia, hacer compras importantes (cuando el dinero no es común), cambios de imagen.... estas al menos deberías informar de que las vas a hacer, aunque solo sea porque va a acabar enterándose y puede no gustarle.

C. son las cosas que no solo van a afectar a tu pareja sino que requieren su colaboración activa para llevarse a cabo, como ir juntos al cine, o de compras, tener hijos, montar unas vacaciones familiares... aquí no queda otra más que ponerse de acuerdo

D. y por último, son deseos que no te implican a ti mismo, sino que son cosas que quieres que haga el otro, como que te vaya a buscar a la salida del trabajo, que cambie de trabajo, que se mude a tu ciudad, que cambie de forma de vestir, que se encargue de cuidar a tus padres ancianos....... éstas.... bueno, como mínimo hay que negociarlas con muchísimo cuidado y estar seguro de no estar forzando a nada que el otro en el fondo odie y, por supuesto, agradecerlas muchísimo e intentar compensar el esfuerzo hecho.

Por supuesto, el problema está cuando uno quiere hacer una cosa y el otro no quiere, o quiere otra incompatible, (si son compatibles está la vía de la negociación, que es otro tema)
lo primero que hay que hacer es clasificar los tipos de deseos de cada uno y luego jerarquizar, así esta teoría supone que los deseos menos invasivos (tipo A) ganan siempre a los siguientes,
por ejemplo, yo quiero ir a la peluquería y tu quieres que nos vayamos al cine, gano yo porque lo mío es tipo B (no te meto en el lío) y lo tuyo tipo C
o yo prefiero que te vayas en verano a hacer un curso de ingles para que ganes más dinero (D) pero a ti no te apetece un pelo y quieres que nos vayamos juntos de viaje turístico (C), pues nos vamos de viaje (claro que supongo que yo no tenía un plan A o B, alternativo.....)

A ver, en la realidad fácil no es, y seguro que se os ocurren muchas excepciones pero..... es un punto de partida

1 comentario:

Caótica dijo...

O sea, que cuando la cosa empieza a ponerse seria sentimentalmente hablando, tenemos que hacer un cuadrante?? Joder! esto de las relaciones cada vez me da más pereza.