24.8.09

Monopoly

el matrimonio, o la pareja en general es una fuente de problemas contínuo, muchos se enquistan por el engaño de los conceptos justicia y equidad
es la presunción de que si yo quiero A, te ofrezco una buena dosis de A y es un trato justo
y eso, al principio y con la borrachera del enamoramiento o la inexperiencia de la juventud, lo aceptamos todos, así de tontos somos
va el cura y nos hace prometer amarnos y respetarnos hasta que la muerte nos separe, y el otro promete lo mismo, y nos quedamos todos tan anchos, fíjate que bonito, que los dos prometemos lo mismo.
ideal, no?
pues si pero no, las cosas no funcionan así
cuando tu vas al mercado a comprar un kilo de carne, no das a cambio un kilo de carne, tu das lo que el que tiene el kilo de carne quiere, que en nuestro caso es un puñado de euros y hace unos siglos podía haber sido un saco de trigo, un vestido o vaya usted a saber
y es que las relaciones humanas no se rigen por la igualdad, si quieres algo no ofreces eso mismo, ofreces lo que crees que el otro quiere, o mejor, le preguntas que es lo que quiere y si sigues aceptando el trato, se lo das, o regateas, pero no intentas convencerle de que en realidad quiere otra cosa
vamos, que si quieres que tu pareja te sea fiel, es absurdo decirle que tu le ofreces tu fidelidad, igual cuela, pero es improbable, sobre todo si tu pareja tiene claro que, por carácter, creencias o vaya a saber qué, le vas a ser fiel de todas maneras,
si quieres que sea fiel le tienes que ofrecer lo que quiere, que puede ser dejar de salir con los amigotes, o estar dispuesta al sexo entusiasta cada noche, o salir a cenar y al cine cada viernes, o quedarte con los niños y la fregona en vez de hacer carrera......... ¿me seguis?
y por mal que suene, eso tambien es la pareja, ese mercadeo de exigencias, y todo intento de ofrecer algo que ya das, o algo que al otro no le interesa, es como intentar pagar con monedas de Monopoly.
Simplemente, no cuela.

19 comentarios:

YoMisma dijo...

Pero pasa en el matrimonio y en todas las demás relaciones personales, quieres conseguir cosas y das otras a cambio, si no es de mutuo acuerdo, tarde o temprano se terminará rompiendo, o uno de los dos tirará con toda la carga...

Saludos,
YoMisma

Aspective dijo...

Y lo dificil es aceptar que esa persona no va a poder "pagar" todas tus peticiones y que tu no podrás satisfacer todos sus deseos no dar suficiente a cambio.
La cuestión es si aceptas, o no, esas carencias, si te conformas con el resto o eso que no te puede "pagar" es irrenunciable.
Eso es una pareja. Un cúmulo de pagos y renuncias. ¿o no?

Basileia dijo...

Totalmente de acuerdo contigo...

PRIMAVERITIS dijo...

Aspective, si la pareja sigue contigo, es que estás pagando, lo que pasa es que es lo suficientemente lista como para que tu pienses que estás en deuda.

Anónimo dijo...

Curioso que se te haya olvidado el insignificante temita del amor, no?
M

MIOBE dijo...

pues si. cada uno entiende el amor o la pareja o las relaciones de una manera.
y creo que la madurez es eso, saber con quien estas que necesitas tu que quieres y que das?
pero ahí estan las peliculas romanticas para llenarnos la cabeza de ideas hiperomanticas que nos descontrolan un poco
hay que ser romantico pero cada uno a su manera

Anónimo dijo...

No es lo mismo amor que romanticismo. Amar a alguien -para mi- es sentir placer de estar con esa persona, no a la espera de...Y claro que cada uno está en su derecho de vivir como quiera una pareja, pero si para ti es sólo un intercambio de cosas no pretendas que se convierta en lo que no es desde el principio. En fin, lo dicho antes, es curioso cómo hay mucha gente -aunque respete su opinión- que ni siquiera se plantea que en una pareja pueda estar incluído el amor. Así estamos...
M.

PRIMAVERITIS dijo...

M. ¿que se me ha olvidado? no, claro que no, creo que he dejado claro que hay un momento "en la borrachera del enamoramiento" que crees que las cosas pueden funcionar a fuerza de amor.
también mi hijo cree que puede comprar chuches con besos, y no voy a desilusionarlo por ahora.

Canapé dijo...

Estoy deacuerdo con Primaveritis.

Lo que dice M es la perfecta excusa que tienen algunos hombres (por desgracia me he topado con más de uno así) para no esforzarse en una relación.

¿Es que no te basta con mi amor? Pues si tu amor significa estar colgado de la tele/ordenador/amigotes y no atender a mis necesidades, no, no me basta.

Hay mucha gente que acepta eso. Dar sin recibir nada. Hay quien admira a esas personas. Yo no. Me parece un egoísmo tremendo esperar de tu pareja que se esfuerce por ti sin tú hacer nada.

Porque si te refieres a que tu idea del amor es estar un ratito junt@s y disfrutar de la compañía y luego cada cual a su vida... Pues tampoco me convence.

Que me parece genial que sea tu idea, ¿sabes? Pero los hombres que me han dicho lo que dices tú lo han usado como excusa para mantenerme en una relación a costa de mi salud emocional. Y les ha funcionado,pero sólo por un rato.

Teresinha dijo...

Qué post tan bueno: me ha gustado muchísimo y he aprendido algo nuevo: hay que saber negociar: Gracias por traerme a la tierra.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Prima, vale, pero la borrachera del enamoramiento no es el amor para mi. Todos sabemos que eso "puede" desembocar en amor, pero justamente cuando se nos va la borrachera. Sólo te decía que tu post no me parecía nada amoroso de la forma en la que lo has planteado: te doy tanto por tanto.
Canapé, primero no soy hombre y por supuesto no hablo de los "supuestos" del amor, sino del amor tal cual es. Segundo si el hombre o la mujer tienen que "esforzarse" para tener una relación, mejor dejarla. Yo creo que una relación de amor puede ser muy placentera y no presentar taaaantas dificultades; (al menos yo lelvo muchos años viviéndolo así), y en cuanto se presenten, será porque el amor se ha acabado. Y mi idea del amor no se parece en nada a lo que has insinuado que yo digo. Sólo veo que estás muy rencorosa con el amor. Lamento mucho que hayas sufrido, pero no por eso todo el mundo es igual. Yo que tú seguiría creyendo en el amor, pero el bueno, no el que te vendieron y tal vez por amor de tu parte , compraste.
M.

Poliwhirl dijo...

Nadie menciona la sinceridad.
Hay personas (tanto hombres como mujeres) que prefieren "no enterarse" de las infidelidades, para evitar tener que decidir si lo aceptan o no.

Por otro lado, no creo que sea egoísta querer la exclusividad sexual mutua en la pareja. En cambio sí me parece egoísta esperar que la otra persona no se realice (estudiando o trabajando) a cambio de estar con ellos. Es una desigualdad obligada, nada que ver con un pacto de fidelidad (que es igualitario).

Además, que alguien sea fiel por naturaleza, creencias, etc, no le quita ningún "mérito". A nadie le gusta que le engañen, ni siquiera a los que engañan.

Zea dijo...

Hay algunas que piden fidelidad sexual y luego se corren pensando en el vecino del 5º

¿Crees que "dejar de salir con los amigotes, o estar dispuesta al sexo entusiasta cada noche, o salir a cenar y al cine cada viernes, o quedarte con los niños y la fregona en vez de hacer carrera" te garantiza la fidelidad ? En absoluto.

Pétalo dijo...

Me ha encantado este post. Has puesto en palabras justo lo que yo pienso.
En el tema de la fidelidad creo que no hay nada que se pueda ofrecer para conservarla, pues tendrías que transformarte en otra persona, que es lo que quiere el infiel. Por lo menos el infiel que tiene una vida satisfactoria.

Canapé dijo...

M: la verdad es que no sabía si eras hombre o mujer. Simplemente me refería al argumento que has utilizado y me he referido a los hombres que lo han utilizado conmigo. No pretendía decir que eras hombre. Perdona.

Me parece bastante curioso que vivas tu relación de forma tan diferente a como vivo yo las mías pero sigo estando muy deacuerdo con el mensaje original de Primaveritis :)

Anónimo dijo...

Canapé, disculpas aceptadas, aunque si no sabías por qué decidiste que era hombre? El amor no es un "argumento", es lo que yo pienso como base para una pareja, si no hay eso no me interesa ni empezar.
Por favor explícame por qué te parece tan curioso que yo viva mi relación de manera tan diferente a la tuya. De verdad piensas que somos todos iguales? Que todas las parejas son sólo un contrato?
Es evidente que no crees en absoluto en el amor. Un consejo si lo quieres, no te lo pierdas, sigue creyendo, es algo maravilloso el experimentarlo. Y no es ningún rollo religioso, que soy atea.
M.

PRIMAVERITIS dijo...

M. venga, que si, que el amor es guays, que en eso estamos todos de acuerdo, pero es que el post hablaba de otra cosa, de la convivencia, del día a día, claro que si no quieres a la otra persona ya ni intentas negociar, ¿para que? lo dejas y ya está, pero es que la mayoría, por mucho que amemos, tenemos la mala suerte de amar a gente que no es milimétricamente igual a nosotros y que tiene deseos y necesidades distintas a las nuestras,incluso a veces incompatibles, ahí es donde hay que empezar a negociar.

Anónimo dijo...

Prima, Ok, no pensamos igual en nada, tú te tomas a broma el amor, para ti es guays, para mi es otra cosa diferente. Te respeto, pero creo definitivamente que me equivoqué de blog. Yo no aporto nada aquí ni vosotros me aportáis nada a mi. Mejor no volver.
Canapé, veo que no hay respuesta... mejor me reservo mi opinión sobre ti.
M.

Anónimo dijo...

Algo simple esta Primaveritis. La comparación con la carne que se vende es sumamente reveladora del talante de esta chica. Y el adjetivo "guay" ni te cuento.
Estoy totalmente de acuerdo con Anónimo. El amor o es desinteresado -aunque muy interesado en un sentido que nada tiene que ver con el que se apunta aquí- o no es amor. El que ha de negociar es un mercachile. Sepa pues que toda mercaduría tiene un precio sea que hay mercancía varia y no se llame a engaño luego.
¿Qué se te ha olvidado? Pues hija muchísimas cosas.