29.12.10

TRAUMAS ESTÚPIDOS

No soporto que me ignoren, no soporto mandar un mensaje y que no me respondan, o quedar y que la gente no acuda, o contar con alguien y que de repente me aparezca con que tiene otros planes que no se había molestado en informar
a ver, no estoy tan loca como parece, no necesito atención contínua, solo información, si intento quedar y me contestan que no quieren/pueden, pues no pasa nada, todos tenemos nuestra vida, si mando un mensaje con una pregunta espero que me respondan, después de tres tonterías entiendo que alguien tiene que acabar, si mando un mail comprendo que no todo el mundo está conectado como yo las 24 horas del día, pero al cabo de 3 días ya empiezo a mosquearme. No soporto la callada por respuesta.
y se por que me saca tanto de quicio, es porque tengo la sensación de que mi padre me ha ignorado toda la vida, si pudiera cambiar algo en mi vida sería eso, querría haber tenido padre, y mi madre.... bueno, al menos ella físicamente está ahí, y puedo contar con ella en cosas materiales, pero en cuanto a los afectos.... buf, un bloque de hielo es más empático.
Mi hermana ha reaccionado en la direccion opuesta, es una pelma del contacto, me llama un mínimo de tres veces diarias, ahora que lo pienso, debería ser mas amable con ella, al menos ella no se ha encerrado en la ostra como he hecho yo, porque esa es otra, no aguanto que me ignoren pero yo puedo ser también de lo más fría y distante, supongo que me aterroriza mostrar afecto y encontrarme con rechazo. bueno, no se... paso de psicoanalizarme tanto.
El post no iba a eso, esto era solo para explicar la neura que me ha dado, lo que quería es hacer una encuesta entre mis amables lectores a ver si soy la única loca o es generalizado, la pregunta es:
¿Que odias de como eran tus padres? ¿notas que de adulto te afecta eso en tus relaciones? ¿como?
venga, a mojarse, que no se puede cambiar lo que uno no conoce.

11 comentarios:

Teresinha dijo...

Mis padres pecaron por lo opuesto fueron siempre afectuosos y pendientes de mí. Mamá se inmiscuye demasiaddo (todavía) en mis asuntos y es muy controladora. Lo que odio en ella es los comentarios descalificantes que hace sobre mi obesidad.Mi padre ya murió y tenía una gran incapacidad para oír, quería ser siempre él el escuchado, me hacía sentir utilizada.

Poliwhirl dijo...

Yo odiaba que me trataran de segunda categoría por no ser un chico, por llamarnos inútiles y estúpidos todo el rato, por recordarnos que su casa no era nuestra, por echarnos en cara que nos daban de comer, por ser tan injustos, por soltarnos bofetadas constantemente por cosas nimias, por llamarnos puta en varios idiomas cuando se enfadaba (mi madre)con odio en los ojos, por ser tan hipócritas luego e ir a misa como si tal cosa.

Claro que marca, y mucho, para toda la vida.

lunallena dijo...

Dicen que yo era la mimada ¿¿¿¿????? y yo no lo siento así, yo creo que confunden que al ser la pequeña mis hermanos veían cómo me cuidaban por edad, pero de ahí a mimada va un abismo...mi padre sé que me quería era una persona cariñosa, entrañable, quería a todos, y a la vez todos le querían, pero...mi sensación es que cómo mi madre quería ser siempre el centro de atención y era cómo una niña en todos los aspectos pues mi padre se encogía por miedo,aún así todos las carantoñas que recuerdo son por parte de él, yo no recuerdo una confianza de madre, ni un apoyo ante las dificultades...podría escribir mil páginas y no es mi blog, pero yo hay cosas que no olvido, y sé que me ha afectado a falta de una madre cómo yo creo que debe ser.

De todos modos han recogido lo que han sembrado, de hijos, nietos y demás familia, no creo que esté muy equivocada en mi opinión.
Con mis hijos me vuelco pero yo creo que no es por lo que me ha faltado a mi sino porque me sale del corazón y creo que me lo están reconociendo y yo cada día estoy más satisfecha...pero si mi actitud viniese relacionada con mis carencias, que no lo sé, no hay mal que por bien no venga!!!!
Sí, me gustaría haber tenido una madre cómo, pienso, mis hijos tienen, además sin esforzarme en absoluto, es un placer para mí.

Y A MI TÁMBIEN ME SACA DE MIS CASILLAS QUE NO ME RESPONDAN!!!!!!!

Jo...vaya rollo maja, excusez-moi.

PRIMAVERITIS dijo...

vale, bien, como catarsis vamos bien, pero os estáis dejando la mitad de la pregunta, ¿como os afecta hoy esas carencias en vuestras relaciones? yo ya lo he dicho, sobrerreacciono ante cualquier síntoma de que no me hacen caso, un mensaje sin responder y ya interpreto que sobro, que no me quieren, que molesto, y es por esa asociación con mis padres, pero lo que tengo que trabajar es esa sobrerreacción, el pasado no tiene remedio.

Pili dijo...

Por temas que no vienen al caso, siempre senti que no me querian, que no me hacian demasiado caso y que les daba igual.
Esto puede ser o no puede ser verdad, supongo, pero cuando de adulta he descubierto que alguien "me queria sin obligacion" porque al final cuando no hay lazos de sangre, ¿qué necesidad tiene la gente de cogerte cariño hasta el infinito? Bueno, pues eso, cuando siento que alguien me quiere, me siento por un lado sobre-feliz hasta llegar a haber estado en relaciones con chicos sólo porque veía que ellos me querían, aunque yo no sintiera lo mismo.
Tambien soy super sensible a toda muestra de cariño, veo a un padre abrazar a su hijo en el metro y lloro, veo la gente que se besa en los aeropuertos y lloro. Lloro con todas las películas.

Y todavía me sorprende que alguien me demuestre cariño.

Y todavía pienso que no me va a querer nadie más en la vida.

Con lo cual, respondiendo a tu pregunta, sí, una mala relación con tus padres tiene 99,9% de posibilidades de destrozarte la vida. (Pero ante todo, optimismo!!)

PRIMAVERITIS dijo...

bueno... yo no creo que la relación con tus padres te "destroce" la vida, lo que creo es que la condiciona, tenemos miedo a lo que nos dió miedo de pequeños y eso condiciona como actuamos de adultos, pero le hubiéramos tenido miedo a algo de todas maneras, no existen los padres perfectos.
lo que creo es que es importante ver que esos miedos no son reales, sino un reflejo de lo que vivimos de niños, así podemos luchar con ellos, porque tenerle miedo a un oso es de lo más real, pero tenerle miedo a que no te escuchen, o a que te griten, o a que cotillen tu vida..... eso no es real, eso es sobrerreaccionar. son cosas incómodas, desagradables, pero no nos van a destrozar la vida.
excepto lo de que no te respondan los correos, claro, que eso si que destroza es broma, es broma.... ;)

Anónimo dijo...

Te molesta porque es un síntoma de malísima educación, de lo peor que hay, que en el fondo significa que el grosero es el centro del universo. Por eso no se molestan en responder a tus mensajes, ni te devuelven la llamada, ni te avisan de que no van a llegar o de que van a llegar tarde, y te dejan colgada con un plan porque les surje algo mejor. Que probablemente son cosas que ni tú, ni el resto de la gente con modales haría.
A mi tambien me vuelven loca de furia esas cosas. No tiene que ver con el afecto que te hayan dado en casa, sino con lo considerada que seas.
Feliz año

lunallena dijo...

¿como os afecta hoy esas carencias en vuestras relaciones?

Pues no tengo ni idea en cómo me afecta, lo pensaré. Pero así por encima creo que en nada malo, sólo en la rabia de no haberlo tenido, o a lo mejor si me afecta y lo desarrollo y no me estoy enterando, yo que sé!!!!

Pétalo dijo...

Oh dios. Me he leído exactamente a mi misma. Eres yo?

Euclides dijo...

Debo confesar que me molestan exactamente las mismas cosas. En lo de qué culpabilidad tienen mis padres... y en qué influye en como soy ahora o como me relaciono, pues, mirando atrás sin ira, está claro que no estoy contento de como fueron mis padres, pero como adulto y como persona que pasó por parte de las experiencias vitales que ellos vivieron, prefiero no trasladarles culpas. Ellos hicieron lo que pudieron, con el mayor de los empeños y el hecho de que mi padre no fuese cariñoso (por ejemplo) no lo puedo cambiar. yo procuré ser distinto, pero las cañerías de la vida revientan por otros sitios que no esperas y acabas con cara de bobo, volviendo al mismo punto de partida.... o casi.

Salamandra dijo...

Somos nuestros padres. Esto es así y quien lo niegue, es que realmente no se conoce.

En mi caso, mi madre fue una persona cariñosa pero demasiado abnegada y sometida a esa educación de antes en la que las mujeres tenían que de ser perfectas amas de casa y servidoras del macho alfa. Creo que nunca ha tenido un orgasmo pero eso sí, tuvo cuatro hijos y otros tantos abortos. Buena persona pero siempre se sentía culpable de todo, siempre ve el vaso medio vacío.

Mi padre era un tío que se pasaba el día trabajando, o sea, ausente total. Eso sí, cuando estaba en casa no veas como mandaba el tío, teníamos que estar todos a su disposición, que para eso era el cabeza de familia. Pobre de ti que llegaras tarde, que sacaras malas notas o que le contestaras. Eso esa motivo de drama en mi casa, mi padre berreaba y mi madre lloraba.

¿En qué se traduce eso, ahora que soy adulta? pues creo que en lo básico soy bien distinta a mi madre, si más no lo intento, pero tengo que reconocer que tengo ciertos latiguillos que no puedo sacarme y estoy convencida que me vienen de ella ... si alguna persona querida está rara automáticamente pienso que está molesta conmigo. Si alguien viene a casa me paso dos días limpiando para que no piensen que soy una marrana, no soporto el desorden y soy mucho más maruja -a mi pesar- de lo que querría ... y tantas, tantas otras cosas ...

Lo que me mortifica ahora mismo es pensar que yo pueda influir tantísimo algún día en mis hijos ... y aunque no quiera, lo haré. Seguro.

Buen blog, por cierto!!! ;-)