4.6.08

COMUNICACIÓN NO VERBAL

Indicios no verbales de que una mujer se siente atraída por otra persona:


Jugar con el pelo, sacudir la cabeza.
- Echarse el pelo hacia atrás, mover la cabeza para agitarlo o jugar con él mientras se mantiene el contacto visual.
Exhibir las muñecas.
- Gesto de naturaleza evolutiva consistente, por ejemplo, en extender sobre una mesa los brazos con las palmas hacia arriba.
Las piernas se relajan.
- Relajación de las piernas, abriéndolas un poco tanto si se encuentra de pie como sentada.- Se incrementa la ondulación de caderas.- Inclinación del cuerpo hacia adelante.
Llamar la atención con ayudas de otras mujeres
- Risas, cuchicheos asociadas a miradas indirectas.
Mirada de reojo.
- Con los párpados un poco bajos, la mujer cruza la mirada con el hombre para que se dé cuenta de su interés; luego desvía la mirada. Suele repetir este ritual varias veces.
Mirada genital.
- Ocasional y brevemente, la mirada de la mujer se dirige hacia la zona genital del hombre (si está a la vista)
Boca y labios.
- La boca permanece semiabierta y moja con frecuencia los labios. Desmond Morris los considera un símbolo de la zona genital excitada. Utilización frecuente de pinta-labios en presencia o en ausencia de la otra persona.
Acariciar objetos cilíndricos.
- Lápices, el pie de una copa, cigarrillos…
El cruce de piernas femenino.
Cruce de piernas clásico:- La mujer aprieta fuertemente un pierna contra otra dirigiendo los pies hacia delante. Suele acompañar esta posición con gestos como descruzar las piernas frecuentemente o con lentitud frente al hombre, acariciar levemente los muslos…
Señalar con la rodilla.
- Una pierna se dobla por debajo de la otra y con la rodilla de la pierna se señala el objeto de interés.
Acaricar el zapato.
- La pierna que se encuentra encima mantiene el zapato semi-fuera del pie y la chica “juega” con él.
Señales paralingüísticas.
- El tono de voz es bajo y confidencial y grave, inclinada hacia delante el tronco para dirigir la voz directamente hacia el hombre.


Indicios no verbales de que un hombre se siente atraído por otra persona:


Postura masculina básica.
- Manos en la cintura, con los codos hacia atrás.
Postura sexual
- Pulgares en el cinturón, las manos caídas, marca ndo la zona genital (postura del vaquero).
Girar el cuerpo hacia la mujer y deslizar el pié en su dirección.
Abrir las piernas
Se incrementa la sudoración
- Hay un cambio en el olor.
Reacciones corporales automáticas.
- Dilatación pupilar.- Tensión muscular.
Reacción “militar”. Sacar pecho, meter estómago.
Erigirse tratando de mostrar más altura.
La mirada.
- Se vuelve persistente dirigida tanto a los ojos como a otras partes con contenido sexual (pechos, piernas, genitales).
Arreglarse la ropa. Intentará colocarse la corbata, o el cuello de la camisa, quitar una real o pretendida pelusa…
Se arregla los gemelos, la chaqueta o cualquier otra prenda.
Alisarse o acariciarse el pelo.


Este post es robado de nitroglicerino, si queréis ver la entrada completa la tenéis aquí

6 comentarios:

blas dijo...

Prima no me extraña que ningún especimen del género masculino se de cuenta de los sintomas, creo que son demasiado sutiles para nosotros.

¿Tu crees que llegará un día que se pueda ir a lo ruso?

Es decir:
"oye guapa me gustas mucho"
"vale a mi también" o "lo siento el gusto no es reciproco"

Así como un poco menos complicado.

luna dijo...

Pues sí que hacemos tonterías no?

Yo añadiría alguna de elaboración propia, cómo esperar horas para cruzarme en su camino y luego hacer el ridículo más espantoso.

Besos

Caótica dijo...

Blas... ojalá que no! Me moriría de aburrimiento si fuera así! Lo siento, pero el juego del coqueteo y la seducción me parece demasiado divertido.

blas dijo...

Vale Cao tienes razón me he puesto un poco maniqueo, pero no nos escoramos demasiado hacia aquello de: "A ver si se da cuenta", en lugar de: "ir un poco mas al grano"

Vaya creo que se pierden muchas oportunidades por no decir (mas) claramente lo que se pretende.

Caótica dijo...

Por supuesto, llega un momento en que hay que ir al grano. El coqueteo está genial, pero si dura demasiado se convierte en un martirio.

Hablo por mi cuando digo, que mirando hacia atrás, no he perdido oportunidades por no decir claramente lo que pretendía. Por supuesto me han gustado hombres con los que no ha pasado nada, pero se que si les hubiera dicho claramente lo que pretendía, no huiera pasado nada aun así. Cuando a un hombre no le gustas, se nota.

Anónimo dijo...

A mí me aburre el juego ese, pero si intentas saltarte pasos, los hombres se acojonan. Es mi experiencia por lo menos.



Dame una peeee
dame una oooo, etc