6.12.10

EL SATIRO

Tras nuestra apasionada primera cita, el sátiro me invitó a su casa
yo solita.... en la guarida del lobo..... de un lobo desconocido...... de noche.... sin nadie que me ayude si resulta ser un psicokiller..... jo. que morbo.
por supuesto que era consciente de que la cosa tenía cierto peligro, pero... ¡Que narices! le dije que si. bueno, y le di la dirección a un amigo. para que supieran donde encontrar mi cadáver
la cita era al salir del curro, después de una larga jornada de trabajo sin poder pasar por casa, así que había que vestirse para matar a las siete de la mañana
Falda de profesora formal, a media pierna, camiseta demasiado escotada escondida tras un pañuelón, miles de capas mas para defenderme de los cuatro bajo cero, y, lo más importante, medias finas con liguero. de las de siempre, nada de siliconas asquerosas, finísimas medias negras con liguero de puntillas y taconazos de aguja.
conforme pasaba el día me iba poniendo a mil, el contínuo roce del liguero en los muslos, las piernas al aire con tan solo el fino tul del tanga cada vez más húmedo...... jo.
pero al mismo ritmo que la excitación iba aumentando el miedo, a las seis de la tarde tenía más ganas de vomitar que de ir a su casa, me temblaban las manos y estaba al borde de la congelación por histeria. estuve a punto de rajarme, pero el morbo ganó al miedo.
cuando llegue a su casa se lo dije, estoy aterrorizada.
me tenia preparada una botella de Moët Chandon y canapés de caviar y salmon, música e incienso. reconfortantemente normal y selecto.
cenamos, hablamos, nos reímos, le traspasé mis nervios, vió el liguero, se le empezó a trabar la lengua, yo cada vez me sentía más dueña de la situación.
cuando ya no pudimos más, me arrastró a su cuarto, había movido la cama al centro de la habitación para estar más cerca del espejo. hummmmmm.
Vale, folla muy, muy, muy bien.
en vez de las dos horas que tenía de plazo, me quedé cuatro.
y, por un día, las perversiones quedaron bajo mímimos, bueno, al menos nada que no hubiera hecho antes.
jo. como me gusta este tío.

4 comentarios:

Ana dijo...

Vaya casi "te vas" el trabajo con el liguero y la imaginación,jejeje

Me alegro que lo pasaras tan bien!

laquesigueaqui dijo...

Uyyy!! Parece que este hombre promete, sobre todo por tu última frase.

Besos.

Gordi dijo...

A veces da yuyu lanzarse, sobre todo si ya sabías (y lo sabías) que es un sátiro. Pero si tienes los suficientes ovarios como para tirarte en plancha, pasarlo así de bien es la leche.

Un beso.

Euclides dijo...

Has descrito muy bien el modo en el que me gustaría verme sorprendido ... y fatalmente seducido, para una cita.
Pues nada, a disfrutar.