14.11.11

TEORIAS

En base a la conceptualización de apego complejo, Fisher y Crandell (2001) describieron posibles combinaciones de los patrones de apego en las parejas adultas:
a) Las parejas en que los dos miembros presentan un apego seguro, presentan mayor flexibilidad para moverse entre la dependencia y el apoyo, mejor capacidad de empatía con los pensamientos y sentimientos del otro, así como expresión y recepción abierta de las necesidades de cuidado.
b) Respecto a aquellas parejas en que ambos integrantes tienen un estilo inseguro, es preciso señalar que existen tres posibles combinaciones de patrones de apego. Pese a ello, las tres presentan aspectos comunes como la falta de flexibilidad, mutualidad y bidireccionalidad propia del apego adulto, evidenciándose asimetría y escasa preocupación por las necesidades del otro.
Las parejas en que ambos tienen un tipo de apego evitativo se presenta una desvalorización de la dependencia, así como negación de las necesidades y sentimientos que impliquen vulnerabilidad. Se adopta una posición de "pseudoindependencia" que, más que independencia natural, refleja una postura defensiva. La expresión de dependencia de alguno de los miembros, pone en crisis el contrato implícito de no-dependencia.
Las relaciones donde ambos integrantes tienen un estilo ansioso se caracterizan por un estado mental en el sistema de apego de la pareja que se traduce en un sentimiento crónico de carencia, potenciando la creencia de que el otro nunca va a satisfacer las necesidades propias. En este patrón existe rabia, demanda constante, ambivalencia y frustración, con alto nivel de desacuerdo abierto y conflicto, ya que ambos miembros compiten por la posición de dependencia y, al mismo tiempo, la resisten.
Aquellas parejas donde existe combinación de los estilos evitativo y ansioso suelen caracterizarse por ser sistemas muy conflictivos, en tanto el individuo ansioso expresa la mayor parte del descontento, mientras que el evitativo piensa que el único problema es el descontento del otro. Coincidiendo con el estereotipo tradicional de género, el ansioso se siente permanentemente frustrado y abandonado y el evitativo ataca y menosprecia estas demandas. Al intensificarse la protesta del individuo ansioso, se produce una respuesta de aumento en la defensividad del evitativo. Así también, es muy probable que tiendan a ejercer violencia contra el otro.
c) La combinación de un miembro seguro y otro inseguro en una pareja puede representar un desafío a las tendencias rigidizadas de los individuos con apego evitativo y ansioso. Así, puede significar una experiencia emocional correctiva si el miembro inseguro de la pareja (sea ansioso o evitativo) llega a ser capaz de comprometerse de manera más flexible. Puede ocurrir, con menor probabilidad, que el individuo seguro tienda a insegurizarse, lo que se encontrará mediado en mayor medida por la variable género (Fisher y Crandell, 2001).

6 comentarios:

Nekki dijo...

Comprendo que quieras entender el aquello de las relaciones poniendo toda esta teoria pero ¿de que sirve si al final no trabajas el tema?... osea, sigues metiendote en relaciones sin substancia y te asumes como evasiva según tu pero al final tu única solución hasta ahora ha sido andar con uno y otro sin que te importen un pepino, claro, ademas del sibarita, el calvito y el tio bueno que te hacen ser ansiosa... a los demas los tienes para pasar el rato y para sentirte más segura... la teoria sirve cuando la pones en practica e intentas mejorar... ahora, si quieres seguir así ¿pa que diablos poner tanta teoria en el asunto si al final no sirve de nada?

Saludos!

Anónimo dijo...

Bueno ahora entiendo un poco más tu postura, cuando hablamos de apegos, tanto el uno como el otro, nos estamos refieriendo a parejas ya consolidadas. No a cómo nos comportamos con rolletes o con esa persona que nos gusta y todavía no tenemos un relación formada con ellos. Y es verdad que aquí la cosa cambia. Para empezar en una pareja consolidada no hay inseguridad, con lo cual nos empezamos a comportar como nosotros somos. Así que mis disculpas por mis comentarios anteriores.

Amaranta.

Anónimo dijo...

Pues yo creo que sí que sirve Nekki, sirve para la gente que quiere tener una relación sana con su pareja y que quizás no se ha dado cuenta que su comportamiento puede hacer que todo se vaya al carajo. Por ponerte un ejemplo, llamas a tu pareja y no te responde, tienes dos opciones, esperar a que vuelva a casa o a que te devuelva la llamada (si es algo urgente ponerle un sms) o dar la brasa llamanado y llamando y llamando...hasta tocarle las narices lo suficiente al otro para que te mande a la mierda en el mejor de los casos.

Que cuesta no seguir llamando para ciertas personas, pues claro que cuesta, pero en ese momento debes racionalizar y pensar si te merece lo suficientemente la pena esa relación para modificar tus patrones de conducta. Al fin y al cabo comportar como un obseso nunca es sano.

Amaranta.

susana dijo...

Creo que realmente lo que funciona es la buena voluntad de adaptarse a tu pareja y no pretender que sea él o ella quien cambie. Un beso.

Princesa dijo...

Y la libertad. A mí no me gustan los sacrificios. No me gusta pedir abrazos, besos o compañía, me hace sentir incómoda el pensar que lo hacen porque lo pido y no porque apetece realmente, supongo que porque a mí me jode bastante que me reclamen cosas que no hago por iniciativa propia, así que si estan a mi lado me gusta que sea porque es lo que quieren y si lo que quieren en ese momento es ver un partido de fútbol, me parece perfecto. No me gustan las exigencias, me gusta estar con alguien que me haga sentir libre.

Poliwhirl dijo...

Susana: "adaptarse" significa cambiar. Lo que tú sugieres entonces es que siempre ceda el/la mism@?

Princesa: estoy de acuerdo.