6.5.06

ME ABURRO

Hay algo peor que tener demasiado trabajo? Si, no tener en absoluto, y no me refiero a estar en el paro, sino a estar en la oficina pero sin nada que hacer
Y no es que no haya trabajo, es que mi queridísimo jefe me echa y ya me ha plantado una sustituta para que le enseñe, así que vamos a estar dos con un solo ordenador durante tres semanas, Genial!
Y que haces sin ordenador una vez que ya está todo archivado, todos los papeles extraños enviados a la papelera y todos los recados finiquitados? Pues incordiar, hablar con unos y con otros, comentarle a todo el que quiera oírte lo que opinas sobre tu jefe, sobre la empresa y sobre su política de personal, tomar miles de cafés y esperar a que alguien se levante para robarle el ordenador y escribir un post.
Me parece que durante unos días voy a tener actualizadísimo el blog.

4 comentarios:

Alfred dijo...

hola princesa.

no me tildes de hortera, pero ahora me dá por llamar princesa a las niñas que me caen bien, como tú.

sí, sí que hay cosas peores que no hacer nada. ahora mismo me acabo de tomar un nolotil, el tranxilium 30 del mediodía apenas ha tenido efecto. he tratado de tumbarme en el jardín y tomar los últimos rayos de sol, los que dicen que son los peores para la piel, pero unas pertinaces nubes me han jodido lo poco que daba de sí la tarde primaveral.

qué hecho yo para merecer ésto? para estar atiborrado de tranxilium, nolotiles o efferargal de 1 gramo? pues trabajar, tomarme la vida en serio y llevar un ritmo de vida que no es en absoluto normal.

entiendo cuando hablas de tu situación en la oficina, pero entiende también a los que trabajamos como máquinas sin un sentido ni un final,ayer por ejemplo ayer me levanté a las 7, desayuné en Francia, en un cutre pueblo llamado Annemasse, en un cutre-hotel (el único que había disponible), luego pillé el coche de alquiler y me fuí a Ginebra donde había esa especie de feria comercial donde se supone que yo tenía que estar, y estuve, joder si estuve, de 9 a 5 de la tarde de pié, andando, atendiendo gente en tres idiomas, comiendo de stand en stand porquerías varias, carne de sabor indescriptible, empanadas de no sé qué, bocados multicolores de sabores extraños.

me bajan desde el aeropuerto en Madrid a toda hostia a la estación de atocha, imposible llegar en 35 minutos que teníamos, por el camino llamo por el móvil a la oficina de viajes del corte inglés para que me saquen el billete en ave a la ciudad de provincias donde vivo, llego a la estación como un emigrante, con maletas a cuestas, y con el corazón saliéndose recojo el billete y pillo el ave con exactamente 3 minutos, el resultado es que he sacado unos bonos más para el infarto, entro en el ave, sudoroso, como un gordo perseguido por un toro en una calle cuesta arriba.

la cena en el ave fatal, lo único bueno el gazpacho, la merluza ni fú ni fá, en el vagon en clase club solo otra persona, una chica joven, más que yo, ya todas son mas jovenes que yo, guapa, atractiva, demasiado joven para ir en clase club, me hubiera encantado hablar con ella, saber su vida, su historia, cenar juntos, a fin de cuentas el vagon era para nosotros dos solos, pero nada, tan solo me preguntó cuando me levanté ¿hemos llegado a zaragoza? sí le dije con una sonrisa de despedida, que pena, todo lo que pudo haber sido y no fué.

no cené claro, se supone que había cenado en el ave, y la noche ha sido en consonancia, me acosté con 1 gramo de efferargal, que es como la aspirina pero a lo bestia, una bomba atómica, pero a las 5 de la mañana me he tenido que levantar y tomar medio gramo y un tranxilium 30, sudando como una perra, me he tenido que cambiar de pijama (sí lo siento, debo ser el único varón que lleva pijama, todos mis amigos duermen desnudos).

ejecutivo agresivo? sí, debo serlo, muy a mi pesar, hacía meses que no me sentía tan mal.

hoy en la hamaca, en el jardín, solo pensaba en quien podría darme un masaje, lo mucho que necesito relajarme, afortunadamente el dolor de cabeza va cediendo mientras he escrito esta nota, se nota el nolotil ¿cuanto durará el efecto? es evidente que voy a tener que estar 7 días a 3 tranxilum/día, cuando me dan los episodios de stress necesito una cura larga de varios días para volver en mí.

como ves princesa, sí hay otras cosas mas duras que no trabajar, y es hacer el imbecil tratando de trabajar duro para nada, porque esta semana no he hecho nada, o eso creo.

llevo 4 días fuera de casa, no he tenido fuerzas de abrir el correo, ni he empezado el libro típico gordo que me compré en el aeropuerto en el comienzo del viaje de la semana, ni una página.

sigue princesa, me gusta como escribes, tu sinceridad, me ayuda.

un beso

Alfred

Anónimo dijo...

hola princesa.

no me tildes de hortera, pero ahora me dá por llamar princesa a las niñas que me caen bien, como tú.

sí, sí que hay cosas peores que no hacer nada. ahora mismo me acabo de tomar un nolotil, el tranxilium 30 del mediodía apenas ha tenido efecto. he tratado de tumbarme en el jardín y tomar los últimos rayos de sol, los que dicen que son los peores para la piel, pero unas pertinaces nubes me han jodido lo poco que daba de sí la tarde primaveral.

qué hecho yo para merecer ésto? para estar atiborrado de tranxilium, nolotiles o efferargal de 1 gramo? pues trabajar, tomarme la vida en serio y llevar un ritmo de vida que no es en absoluto normal.

entiendo cuando hablas de tu situación en la oficina, pero entiende también a los que trabajamos como máquinas sin un sentido ni un final,ayer por ejemplo ayer me levanté a las 7, desayuné en Francia, en un cutre pueblo llamado Annemasse, en un cutre-hotel (el único que había disponible), luego pillé el coche de alquiler y me fuí a Ginebra donde había esa especie de feria comercial donde se supone que yo tenía que estar, y estuve, joder si estuve, de 9 a 5 de la tarde de pié, andando, atendiendo gente en tres idiomas, comiendo de stand en stand porquerías varias, carne de sabor indescriptible, empanadas de no sé qué, bocados multicolores de sabores extraños.

me bajan desde el aeropuerto en Madrid a toda hostia a la estación de atocha, imposible llegar en 35 minutos que teníamos, por el camino llamo por el móvil a la oficina de viajes del corte inglés para que me saquen el billete en ave a la ciudad de provincias donde vivo, llego a la estación como un emigrante, con maletas a cuestas, y con el corazón saliéndose recojo el billete y pillo el ave con exactamente 3 minutos, el resultado es que he sacado unos bonos más para el infarto, entro en el ave, sudoroso, como un gordo perseguido por un toro en una calle cuesta arriba.

la cena en el ave fatal, lo único bueno el gazpacho, la merluza ni fú ni fá, en el vagon en clase club solo otra persona, una chica joven, más que yo, ya todas son mas jovenes que yo, guapa, atractiva, demasiado joven para ir en clase club, me hubiera encantado hablar con ella, saber su vida, su historia, cenar juntos, a fin de cuentas el vagon era para nosotros dos solos, pero nada, tan solo me preguntó cuando me levanté ¿hemos llegado a zaragoza? sí le dije con una sonrisa de despedida, que pena, todo lo que pudo haber sido y no fué.

no cené claro, se supone que había cenado en el ave, y la noche ha sido en consonancia, me acosté con 1 gramo de efferargal, que es como la aspirina pero a lo bestia, una bomba atómica, pero a las 5 de la mañana me he tenido que levantar y tomar medio gramo y un tranxilium 30, sudando como una perra, me he tenido que cambiar de pijama (sí lo siento, debo ser el único varón que lleva pijama, todos mis amigos duermen desnudos).

ejecutivo agresivo? sí, debo serlo, muy a mi pesar, hacía meses que no me sentía tan mal.

hoy en la hamaca, en el jardín, solo pensaba en quien podría darme un masaje, lo mucho que necesito relajarme, afortunadamente el dolor de cabeza va cediendo mientras he escrito esta nota, se nota el nolotil ¿cuanto durará el efecto? es evidente que voy a tener que estar 7 días a 3 tranxilum/día, cuando me dan los episodios de stress necesito una cura larga de varios días para volver en mí.

como ves princesa, sí hay otras cosas mas duras que no trabajar, y es hacer el imbecil tratando de trabajar duro para nada, porque esta semana no he hecho nada, o eso creo.

llevo 4 días fuera de casa, no he tenido fuerzas de abrir el correo, ni he empezado el libro típico gordo que me compré en el aeropuerto en el comienzo del viaje de la semana, ni una página.

sigue princesa, me gusta como escribes, tu sinceridad, me ayuda.

un beso

Alfred

8:12 PM

Anónimo dijo...

http://youtube.com/watch?v=mUN2t6ahqX8&feature=Favorites&page=1&t=t&f=b

princesa, te regalo la canción que del enlace que te he puesto, es bestial, brutal, un poco cursi, pero vamos a vestir el mundo de rosa no? ni puta idea de lo que dicen, pero me gusta, me hace sentir bien.

porfa aguanta la canción hasta el final, cierra los ojos y piensa en él (no en mí claro, pero cuando acabe y dejes de pensar en él, piensa en mí).

alfred

primaveritis dijo...

Príncipe, te veo fatal, ¿que tal una tableta de chocolate? a mi me funciona.
Sorry, no estoy nada profunda, igual lo intento más tarde.